EMPRENDEDORES EN EL MUNDO

 

“Hacer y no morir en el intento” es la consigna de los emprendedores que deciden arrancar un negocio y con sus historias dibujan su futuro y el de la economía del país. En el último tiempo, las figuras más reconocidas del ecosistema emprendedor se convirtieron en líderes de opinión y cualquier evento que agrupe a los principales exponentes puede confundirse con un espectáculo musical o deportivo por el público que convoca. Sin embargo, aunque son aquellos que arriesgan, crean empresas de alto impacto y disrumpen las industrias tradicionales, también tienen miedos, sueños no cumplidos y varios fracasos en su recorrido.

 

“No es racional emprender”, dijo Alejandro “Alec” Oxenford, un emprendedor serial que data desde la primera camada de empresas de Internet del país, cuando creó Deremate.com. Luego fundó OLX y Letgo, dos plataformas que revolucionaron los clasificados online, tanto en la Argentina como en la India. “Si uno hace un análisis, la probabilidad de éxito en cualquier proyecto nuevo es de menos de 50%”, confirmó Oxenford. La respuesta a por qué la gente opta por el arduo proceso de armar un proyecto nuevo fue emocional: “Tiene que ver con una pasión, una locura sana, no con un comportamiento lógico”. Por eso, explicó, la mayoría de la gente elige trabajar en relación de dependencia, donde las probabilidades de fracasar y sufrir son más bajas.

 

ADEMÁS

 

Autos eléctricos. Las terminales reclaman ayuda oficial para impulsar a la nueva tecnología

 

arteBA levantó la puntería para ganarle al dólar

Sin embargo, una vez lanzado el proyecto, el emprendedor deja la emoción de lado para pensar objetivamente, como cuando tuvo que elegir el lugar en el mapa para su plataforma aún con la idea de armar un negocio global. “Dimos prioridad a los países que tenían mayor crecimiento potencial, desarrollo, PBI, y en ese momento eran los Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica). Arrancamos por esos y fuimos bajando hasta que llegamos a la Argentina, en el puesto 14, dos años después”, comentó el emprendedor. “Cuando lanzamos en la India, había dos jugadores locales con los que tuvimos que competir y, hasta el día de hoy, uno de ellos sigue convencido de que somos una empresa de la India”, comentó.

 

 

Por su parte, Lucrecia Cornejo, cofundadora de Diderot.art, una plataforma de e-commerce para artistas que buscan expandir sus horizontes, contó que en su propia historia el emprendimiento nació por buscar un nuevo desafío. “Estaba buscando algo que me inspirara a hacer los próximos diez años, un proyecto con propósito”, comentó la emprendedora, que antes de pasarse al ecosistema de los nuevos negocios, trabajó en marketing en American Express y en el banco Citi.

 

Sus dos pasiones, el marketing y el arte, se combinaron en un proyecto virtual. “La tecnología permite expandir los límites del espacio físico, que es acotado, y dar a conocer a los artistas. Para que sea un emprendimiento sustentable, lo pensamos como un negocio”, comentó Cornejo , y agregó que una de las dificultades de armar un proyecto es el reto de proponer algo nuevo, es decir, de innovar en el producto o en el método.

 

Cuando se habla de que los emprendedores motorizan la economía, se refieren a los casos como el de Fernando Storchi, el creador de la cadena de gimnasios Megatlon, un proyecto que nació en Floresta hace más de 20 años. Desde unas pocas canchas de fútbol, llegó a crear un negocio que hoy emplea directamente a 1600 personas. Con respecto a sus mayores aprendizajes, le dedicó un comentario al valor: “La experiencia es un peine que llega cuando ya estás pelado. Cada uno tiene que vivir la propia. Pero si tuviera que regalar un consejo, sería poner reglas claras desde el principio: más vale ponerse colorado antes y no pálido después”, comentó Storchi.

 

Habló acerca de las instituciones que potencian los vínculos y cómo sirven para compartir las problemáticas que muchas veces son las mismas para los emprendedores de distintos rubros. “En la Cámara de Gimnasios queremos hacer crecer el mercado: solo el 5% de la población asiste a uno, mientras que en Europa es el 15% y en Estados Unidos es el 20%. Nuestro mayor competidor es el sedentarismo, trabajamos en conjunto para agrandar la torta”, comentó Storchi.

 

Para que el ecosistema emprendedor se desarrolle en una economía también es fundamental que haya un buen motor de financiamiento, como Wayra, la aceleradora que funciona dentro de Telefónica. Lorena Suárez, su directora, explicó que, para “levantar capital” -como se le dice en el ambiente a conseguir financiación- es fundamental encontrar el momento justo. “Una de las devoluciones más frecuentes que les hacemos a los emprendedores consiste en decirles que no están preparados y que vuelvan a intentar cuando tengan un negocio más armado, con los primeros pasos firmes dados y con el equipo consolidado”, expresó.

 

La inversión corporativa comenzó en los últimos años a ganar fuerza, por la oportunidad de crear proyectos desde la Argentina para el resto del mundo. Para las grandes compañías, además, es una manera de encontrar innovación completamente distinta a la que pueda surgir dentro de los equipos de desarrollo. “Es estar cerca de los negocios digitales del futuro”, sintetizó.

 

Destacó la importancia de otorgar el tiempo necesario para desarrollar los negocios: “Grandes compañías no se crean de la noche a la mañana. Hay que ser inversores pacientes y emprendedores aguerridos, para tener más casos de éxito que no van a surgir solo de que se desarrolle el acceso a capital, sino de emprendedores triunfadores”. La ejecutiva explicó que hay una ventana de oportunidad en la que los negocios digitales tienen que crecer muy rápido y tomar una posición dominante en el mercado donde esté. “Muchos emprendedores chiquitos que hagan pequeñas empresas digitales no sobreviven a la competencia. La escala es fundamental para mejorar y competir a nivel global”, resumió Suárez.

 

Por último, presentó su caso Martín Fidani, hoy director y CEO del Grupo ENA, dedicado a la elaboración y comercialización de productos de nutrición y salud. El empresario explicó cómo hizo para potenciar una organización familiar existente con su empuje. La empresa cumple 30 años en 2019 en una industria que a nivel mundial mueve US$8000 millones anuales. “Me metí en la empresa familiar y empecé a pensar como una startup”, explicó Fidani. Luego de profesionalizarla y regionalizarla, junto a su hermano, lideran la operación: “Para crecer hay que motivar, es muy importante vender el sueño internamente y comunicar qué es lo que creemos que se puede hacer”, comentó.

 

Ecosistema en ascenso

Las oportunidades para la gente que hace

 

135 mil: Es la cantidad de socios que tiene actualmente la cadena Megatlon, la compañía que reinventó el mundo de los gimnasios y que acaba de abrir su versión low cost

50% de chances: Ese es el porcentaje máximo de probabilidades de que un proyecto nuevo tenga éxito, según Alec Oxenford

54 startups: Son las firmas en las que invirtió Wayra, la aceleradora de Telefónica que se especializa en emprendimientos tecnológicos

8000 millones: Es la cifra en dólares que mueve el mercado global de los productos de nutrición y salud, la industria en la que Grupo ENA quiere liderar.

Fuente: LA NACIÓN/ECONOMÍA “Emprendedores” ( 6 DE JUNIO DE 2018) recuperado de //www.lanacion.com.ar/2141299-emprendedores-mucho-mas-que-casos-de-exito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario